Como fue planificado por Voserdem, se ha realizado la Convivencia de Jóvenes Universitarios Voluntarios de la Universidad Mayor de San Simón, a partir de horas: 06:45 hasta horas: 14:00. Aproximadamente 150 jóvenes universitarios, luego de presenciar una obra teatral denominada: “ABLANDAR EL CORAZÓN” que fue preparada por los estudiantes del Colegio Juan XXIII-Cocaraya, dirigida por Gustavo Medinaceli, que en lo principal de destacó los temas: ¿Quiénes somos?, ¿A dónde vamos?, mi vida no tiene sentido, la oscuridad hace presa de mi vida, no veo nada!!!… y que destaca los valores: Amistad, paz, esperanza, amor, sutileza, alegría, estudio, responsabilidad, respeto, entusiasmo, humildad, solidaridad, alegría, lealtad, confianza, compañerismo, fe, gratitud y cariño. Luego de retornar de la visita a los centros (Atención de Discapacitados, Sumaj Ph´unchay, Mi Luz, María Cristina, Asilo San José y Salomón Klein), en la plenaria y cosecha del día, los jóvenes universitarios expresaron los testimonios de vida:

Esta actividad importante y emocionante, ha tocado los corazones de todos los jóvenes que han participado en la convivencia, ha finalizado con una oración a Dios y a la Virgen María para que iluminen y guíen por el camino correcto y den más fuerzas para continuar con este tipo de acciones de sensibilización humana. Porque como dijera Gandhi: al ser humano destruyen: la política sin principios (valores), el placer sin compromiso, la riqueza sin trabajo, la sabiduría sin carácter, los negocios sin moral, la ciencia sin humanidad y la oración sin caridad.

Esta actividad ha tocado los corazones de todos los jóvenes.

Conclusiones de los jóvenes al final de la acción:

Nos hemos sentido papás y mamás por unos minutos.
La mayoría de nosotros tenemos máscaras.
Lo poco que tenemos, hemos compartido.
No olvidarnos de las personas necesitadas.
Conviviendo con ellos, hemos sido familia.
Un drama: niños recogidos de la basura.
El alma de los niños siempre queda.
Los niños y niñas son unos ángeles.
Lo que sembramos cosechamos.
Recordar los juegos infantiles.
Cada persona es un mundo.
Es una experiencia nueva.