21 septiembre 2019: Jóvenes universitarios en acción social y humana

Otra vez, más de 200 jóvenes estudiantes de la Facultad de Ciencias y Tecnología de la Universidad Mayor de San Simón ejecutaron, desde las 6.45 hasta las 13.30, la acción “Ablandar el Corazón”. Alumnos del Colegio Juan XXIII “Grupo Novum Tempus”, iniciaron el programa presentando la obra de teatro “La autoestima”. Resaltaron que los males del individualismo y el egoísmo, que actúan en general ciegamente, no aportan a construir un mundo mejor.

Los colaboradores de Voserdem, con dedicación y esfuerzo y desde hace más de 15 años, promueven así el voluntariado, la solidaridad y sobre todo la valoración del ser humano íntegro.

“Qué significativo es observar a jóvenes entusiastas, varones y damas, que, en su día del estudiante, visitan diferentes centros de atención a niños huérfanos, niños y adultos con necesidades especiales, centros de atención al adulto mayor que requieren el apoyo para atenderlos, pero también en interacción humana tan valiosa para el espíritu humano.

La solidaridad es uno de los valores humanos más importantes, relacionado con la generosidad física y espiritual, tiene que ver con los ánimos de cooperar y brindar apoyo a una persona necesitada en vulnerabilidad, sobre todo, si ello implica hacer a un lado ciertas necesidades superficiales, opiniones o prejuicios personales.

También, en este caso, como dice Gonzalo Alfaro, responsable de esta actividad; “ ……. para potenciar la voluntad y el esfuerzo de estudiar con mayor fuerza y dedicación cuando los seres humanos tenemos la oportunidad de hacerlo, mientras que otros hermanos, a veces, solo tienen la oportunidad de luchar para sobrevivir”.

A su retorno, los jóvenes universitarios manifestaron reunidos en plenaria, que algunos por primera visitaron tales centros, hogares, casas … y retornaron muy emocionados por la situación crítica que encontraron niños y niñas abandonadas, adolescentes, jóvenes, ancianos, ….. buscando recibir una visita; indicaron que algunos tuvieron un poco de miedo al principio, sin embargo, supieron convivir porque ellos/as, que son igual que nosotros, seres humanos. Los responsables de cada grupo hicieron conocer conclusiones y compartieron con los demás sus experiencias del día, resaltando de manera recurrente los siguientes aspectos humanos: SABER ESCUCHAR, COMPARTIR y APORTAR VALOR.

También se hizo alusión, respecto a las acciones de los jóvenes, la EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL, CHRISTUS VIVIT, donde EL PAPA FRANCISCO, A LOS JÓVENES Y A TODO EL PUEBLO DE DIOS, enuncia: “Hoy, gracias a Dios, los grupos de jóvenes en parroquias, colegios, movimientos o grupos universitarios suelen salir a acompañar ancianos y enfermos, o visitan barrios pobres, o salen juntos a auxiliar a los indigentes …..”. Con frecuencia ellos reconocen, que en estas tareas, es más lo que reciben que lo que dan, porque se aprende y se madura mucho cuando uno se atreve a tomar contacto con el sufrimiento de los otros. Además, en los pobres hay una sabiduría oculta, y ellos, con palabras simples, pueden ayudarnos a descubrir valores que no vemos”. Dios les bendiga siempre.

Gualberto Chuquimia y Félix Cuba